No Me gusta:
Me gusta:

Cuando pensamos, generamos una emoción, que luego se convierte en un sentimiento. El sentimiento es lo que acompaña a un pensamiento y es lo que se queda grabado más firmemente en el subconsciente, el temor es lo que está por detrás de todas las frases negativas que pronunciamos, pero que antes de hacerlo, primero las pensamos.

Los pensamientos negativos se convierten en un hábito tan peligroso que se quedan retenidos en la mente sin que tomemos medidas para deshacernos de ellos, nuestros padres y primeros maestros del colegio cuando somos niños, lo primero que nos enseñan son frases como estas…. “No debes pensar eso porque es malo”, “va a venir el coco y te asustará”, “seguro que te vas a caer”, “no te comas eso te hará daño”, “no refutes lo que dicen los mayores”, “eres un vago”(cuando no hacemos las tareas), “eres un inútil”, “no sirves para nada”, etc. El negativismo está presente en estas frases y muchas otras más, quedando en el inconsciente de una forma invisible porque no las podemos identificar fácilmente, solo creemos saber que es verdad porque así lo dijeron los adultos y de esa forma quedo grabado.

Los pensamientos negativos afectan nuestra salud física, mental y emocional, generando en nosotros inseguridad, tristeza, baja autoestima, dolor de espalda, de cabeza, entre muchos otros malestares físicos que podemos sentir, llevándonos a un estado depresivo que nos baja la energía.

Somos lo que pensamos, los pensamientos negativos son representaciones que hacemos realidad por el sentimiento e intención que les ponemos, y claramente los veremos manifestados rápidamente.

LA BUENA NOTICIA ES QUE LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS SI SE PUEDEN REPROGRAMAR

Los pensamientos negativos los podemos eliminar de nuestra mente más fácil de lo que creemos, solo es tener fuerza de voluntad y determinación. Invocar al Arcángel Gabriel nos puede ayudar en esta labor, este hermoso ser de Luz Divina ha estado guiando al humano, muy pendiente de nuestras relaciones interpersonales, queriendo siempre que nuestros pensamientos estén en la sintonía del amor.

La respiración consciente nos ayuda mucho a calmar la mente, ser conscientes de como respiramos, sintiendo la inhalación y la exhalación, formando en nosotros una rutina de bienestar. Acallando nuestra mente permitimos la desintoxicación de esos pensamientos, prácticas como el yoga, thai-chi, meditación, entre muchas otras, nos ayudarán inmensamente a que todo fluya teniendo una mente ágil, serena y centrada, cuando tenemos un insuficiente suministro de oxígeno en el cerebro, tendremos una respiración inadecuada y vendrán los pensamientos densos o negativos.

REPROGRAMANDO LO QUE PENSAMOS

Recuéstate en un lugar de tu agrado, donde no seas interrumpido, cierra los ojos, imagínate teniendo un pensamiento negativo (elige uno que mantengas recurrente), concéntrate en el pensamiento, cuando lo tengas muy intenso dices es voz alta casi gritando, ¡Detente no está sucediendo!, esto provocará en ti un sobresalto y se interrumpirá inmediatamente, comienza a ver figuras geométricas, la puerta, el techo, las paredes, ventanas, etc, esto hará que tu mente rápidamente se concentre en otra cosa alejando el pensamiento. Luego empezarás a pensar en lo contrario, o sea en la situación en positivo, imaginándola con una emoción o sentimiento agradable de felicidad con una sonrisa.

Otra cosa que puedes hacer es cambiar tu diálogo interno, una conversación que mantendrás contigo cuando aparecen esos sentimientos, emociones y pensamientos negativos, simplemente al momento que llegan los reconoces, los aceptas y los dejas ir, diciendo mentalmente (por algunos minutos), “No existes en mi realidad porque eres producto de mi imaginación”, es como si estuvieras repitiendo un mantra que va quedando en tu subconsciente, eliminando inmediatamente el pensamiento.

Siempre que cambias tus pensamientos negativos por pensamientos positivos, tendrás resultados positivos…

Lao Tzu decía: “Presta atención a tus pensamientos pues se vuelven palabras. Presta atención a tus palabras pues se vuelven acciones, Presta atención a tus acciones porque éstas se vuelven hábitos. Presta atención a tus hábitos porque se vuelven tu personalidad. Presta atención a tu personalidad porque se vuelve tu destino”. Para poder tener pensamientos positivos podríamos decir que se requiere práctica, fuerza de voluntad y constancia, pero lo seguro es que se puede lograr.

El objetivo es poder estar en un estado constante en el que estés fijándote en lo positivo, incluso aún cuando las cosas no salgan o marchen bien, no se trata de convertirnos en mártires, se trata que cuando sucede algo no tan bueno, no te quedes enganchado al suceso, sino que puedas mantener un pensamiento positivo todo el tiempo, recuperándote de esas experiencias no gratas que todos vivimos en la vida, y poder observarla como una aprendizaje e incluso un gran maestro que vino a ayudarte en tu evolución.

Todos tenemos la capacidad de decidir en qué pensar, qué sentir y cómo actuar, ser positivos es una decisión consciente, que simplemente nace del corazón siendo el motor de nuestra vida, Los Ángeles siempre están allí enviándonos mensajes y señales que nos llevan directo hacia el pensar en positivo, porque ellos saben lo importante y lo conveniente que sería ese cambio para nuestro ser.

Cuando somos agradecidos nos estamos enfocando en lo bueno que pasa, crear este hábito hace que vayamos adquiriendo la costumbre de ver más de forma positiva que negativa, incluso agradecer por lo que crees no tan bueno te está dando la oportunidad de aprender y crecer, por experiencias que, gracias a lo sucedido, no volverás a repetir.

EJERCICIO PRÁCTICO

Como podrás darte cuenta, tienes la capacidad de decidir tener una actitud y pensamientos positivos, solo debes comenzar a adoptar hábitos que te muestren el camino y que te hagan sentir feliz.

¡¡Recuerda que siempre puedes cambiar tu actitud frente a la vida.!!

Sin comentarios...

Deje su comentario

40288

Limite de caracteres 400

Ana Lucia

Hola Hablas con Ana Lucia

¿En qué puedo ayudarte?