Mi historia no es muy diferente a la de cualquiera de nosotros. Provengo de una familia, que siempre quiso lo mejor para los suyos.

Mi primera experiencia angelical fue muy niña en el internado, mi hermana y yo tendríamos 6 o 7 años, cuando mis papás decidieron que la mejor opción era dejarnos internas en un colegio de monjas franciscanas, allí compartíamos sus actividades, así que nos enseñaron a orar, a conocer a Dios, etc, aunque debo reconocer que en este momento de mi vida no profeso ninguna religión, simplemente me guio por el amor y la comunicación directa con la divinidad.

En cada una de las habitaciones dormíamos varias, había muchas camas y mientras todas descansaban yo no podía conciliar el sueño.  Teníamos un mueble muy grande y comencé a ver que de él salían unas lucecitas de colores, que se acercaban y se alejaban… y ese fue mi primer contacto con los seres de luz, cuando las veía, me provocaban paz, era para mí algo emocionante.

Pasaron los años y nos reunimos de nuevo como familia y fue quizás ese nuevo ambiente el que me permitió descubrir que mi sentido de la intuición estaba bastante desarrollado, podía percibir cuando las personas mentían y  cuando mis hermanas lo hacían, pero yo no le prestaba mayor atención al tema, dejaba que las cosas sucedieran, imagino que por la época, decirle a tus padres o hermanos lo que ocurría, solo se prestaría para regaños en el primer caso, o burlas en el segundo, así que hice caso omiso al tema.

image

Estudié comercio internacional y un poco buscando respuestas a lo que me sucedía, hice un taller de Reiki  Kahuna y para mí fue un despertar, luego amplíe mis conocimientos en esta técnica de sanación energética, realizando talleres de   Reiki Usui haciendo la maestría, Reiki unitario y Reiki egipcio, era como si me hubieran inyectado una energía y un conocimiento que no sabía que tuviera. Comencé a hacerle terapia Reiki a mi círculo más cercano, pero cuando les imponía las manos, compartíamos energía, y yo empezaba a descargar su historial. Podía decirles: te veo de esta manera o esto es lo que te está pasando y la gente se sorprendía. Me preguntaban cómo sabía esas cosas, detalles que nadie conocía y eso me confundía muchísimo, no entendía cómo me llegaba esa información, pero decidí no darle trascendencia. 

Más adelante, tuve la oportunidad de tomar un taller de ángeles, donde me acerqué a la conferencista y le conté lo que me pasaba a lo que ella respondió: “Tienes un don maravilloso, abre tu corazón y acepta recibirlo”. Me enseñó una serie de ejercicios de meditación que me ayudaron inmensamente. Aprendí a aceptarlo y decidí tomar otros cursos que me ayudaran a despejar aún más el horizonte.

Aprendiendo a escuchar

Pasábamos con mi esposo e hijo por un duro momento y de repente nuestra economía se vino al piso, quedamos en ceros. Así que busqué a un maestro Reiki extranjero, que estaba de visita en el país, con la esperanza de que él tuviera las respuestas que necesitaba. No entendía porque si yo iba de la mano de los ángeles, estaba pasando por semejante situación. Entonces él me dice: “Ana Lucia, cuántas veces los ángeles pusieron frente a ti, personas que te aconsejaron y nunca hiciste caso, comencé a llorar y le dije ¿Cómo sabes eso”? Además, me dijo: “Tienes un don maravilloso, porque eres una gran sanadora y una gran canalizadora, pero ¡no aceptas nada! Eres muy rebelde y hasta que no cambies esa actitud y aceptes realmente lo que eres y el don con el que naciste, no encontrarás tu camino”. Así que de inmediato le pregunté cuál era mi camino, a lo que contestó: “No te voy a decir qué tienes que hacer, lo tienes que descubrir tu misma. Yo te enseño a caminar, pero no voy a caminar por ti”.

Ahora tengo la certeza de que los ángeles y todos los Seres de Luz Divina, van poniendo las personas que necesitas a tu lado en el momento justo. Lo importante es que estoy aquí con el amor más grande, con una conciencia infinita de que estoy en el camino correcto. 

Re-Nacer

Empecé a darme a conocer como terapeuta con el nombre de Manos con Luz, pero en una meditación,  el Arcángel Metatron me indico  uno nuevo “Re-Nacer”.

Me dijo que las personas que llegarían a mi estarían buscando respuestas espirituales y que podría ayudarles a tener una transformación y una sanación, así que estarán renaciendo a la luz. De allí Re-Nacer”. Me dijo: “No te identifiques como coach angelical, tu eres un canal angelical que es muy diferente”.

Aprendí que hay que creer y confiar en ellos, llámalos como quieras, ángeles, arcángeles, guías, maestros ascendidos, yo soy simplemente su instrumento.

Mucha gente llega a mí buscando ayuda para solucionar problemas económicos, pero de ese tipo de situaciones sólo es posible salir cuando la persona se ocupa de sus procesos de vida. Yo lo viví, sé de la angustia que se experimenta al no tener dinero en el bolsillo, después de haberlo tenido todo, empresa, apartamento, carros y de repente quedarte sin nada. Sin embargo, hoy agradezco que esto hubiera sucedido, porque fue un aprendizaje para mí y mi familia. La solución la tienes en tu interior, en tus convicciones y en la conexión que tienes con todos los seres de Luz Divina, sólo debes permitirles actuar. 

Ana Lucía

Hola, escríbeme para brindarte una mejor asesoria